De alguna manera Digital Foundry logró conseguir rendimiento de Rise of the Tomb Raider corriendo en una PS4 Pro y PC. Según el reporte, dicen que el sistema de Sony está cerrado a los 30 fps y que existen bajas gráficas para poder mantener esa estabilidad a 4K. Sin embargo notan que el efecto es nativo, pero a coste de geometría, sombras y texturas, pero también otras zonas como la iluminación quedan intactas.

Las texturas son las más afectadas si se comparan lado a lado. Según las características de PS4 Pro, sigue teniendo un cuello de botella de RAM para poder hacer algo con las texturas. Esto pone en papel que se refiere con una experiencia 4K no nativa (la resolución lo es pero las texturas bajan su calidad para mantener bien el rendimiento) que ofrece PS4 Pro. Rise of the Tomb Raider: 20 Year Celebration saldrá a la venta en Playstation 4 este 11 de octubre.

Comentarios

comentarios