Demandan a Randy Pitchford, CEO de Gearbox, por apropiación indebida

El antiguo asesor jurídico de Gearbox ha demandando al CEO de la compañía americana, Randy Pitchford, por incumplimiento de contrato y apropiación indebida, en un proceso judicial que ya desde su inicio ha dejado datos sorprendentes y bastante escabrosos.

El demandante, Wade Callender, afirma que Pitchford hizo un trato a escondidas con 2K Games para asegurarse “un bonus ejecutivo secreto y personal de doce millones de dólares”. También afirma que Pitchford acordó que estos bonus privados hacia su persona contasen como un avance de los royalties que deberían recibir los empleados de Gearbox. Es por ello que, según Callender, los empleados “no recibirán los royales y beneficios que por derecho deberían recibir hasta que su trabajo haya pagado antes los bonus de Pitchford”.

Según informa Kotaku todo este embrollo legal comenzó cuando Gearbox demandó a Callender, un amigo personal de Pitchford durante cuatro décadas, por no devolver a tiempo un dinero que se le había prestado para gastos legales personales, así como un préstamos de 300.000 dólares destinado a la compra de una nueva casa. Sobre esto, Gearbox afirmó que Callender “destruyó de forma consciente e intencional el acuerdo firmado, el cual hubiese sido una prueba peligrosa para él en la defensa de su caso”.

El estudio responsable de Borderlands también acusa a Callender de engañarles respecto a ciertos gastos de instrucción, así como de usar una tarjeta de crédito de la empresa para gastos personales, entre los que habría “vacaciones familiares, suscripciones a clubs de armas, compra de accesorios para pistolas e intentar conseguir un buen abdomen”. Preferimos no saber más sobre esto último.

Como respuesta Callender presentó su propia demanda, acusando a Pitchford de no cumplir con sus obligaciones y de “explotar a los empleados de Gearbox y las propiedades de la empresa para financiar sus propios deseos privados”. Por lo visto Pitchford también habría incumplido el contrato que tenía con Callender y otros que habían firmado en común, como el de una compañía inmobiliaria de la que eran accionistas los dos.

En la demanda se dice que Pitchford “es un CEO manipulador y moralmente decadente que explotó de forma lamentable a uno de sus amigos de toda la vida, el abogado y veterano militar de Texas Wade Callender”.

Pero el texto no se queda ahí, y las acusaciones de Callender son muy graves. Aparte del cobro en secreto de ese bonus de doce millones de dólares, el ex-asesor de Gearbox da más ejemplos de como Pitchford no cumple con sus obligaciones y de sus irresponsabilidades, como por ejemplo un incidente en el cual olvidó un pendrive con material muy sensible (datos de los empleados del estudio, partners corporativos o detalles de futuros desarrollos) en un restaurante de la cadena Medieval Times en Texas.

Este incidente es muchísimo más turbio, porque en la demanda se afirma que “el pendrive USB de Randy Pitchford también contenía en su interior la colección de pornografía con menores personal de Randy Pitchford”.

Según explican en Arstechnica el propio Pitchford había confirmado parte de la historia del USB en un episodio de The Piff Pod tras presentarse la demanda de Callender. En el podcast explicaba que un trabajador de Medieval Times devolvió el pendrive “y descubrió pornografía con una camgirl. Era porno ‘barely legal’. El nick de la chica era ‘Only 18′”. Pitchford aseguró que en el pendrive solo había una imagen, y que su asistente comprobó su contenido mientras él estaba de vacaciones. “Antes de que me diese cuenta”, reconoció, “creo que toda la oficina lo había visto”.

En la demanda de Callender también se relata que Pitchford utilizó fondos de Gearbox para pagar fiestas celebradas por él y su mujer, y que en dichas fiestas “hombres adultos se expusieron a menores, para deleite de Randy Pitchford”.

Como era de esperar, un portavoz de Gearbox contactó con Kotaku para explicar que “las alegaciones realizadas por un antiguo trabajador son absurdas, sin ninguna base real o legal. Estamos deseando contestar a esta demanda en el juzgado y no tenemos más comentarios que realizar por ahora”.

En un segundo comunicado se asegura que “Gearbox presentará una queja al colegio de abogados de Texas contra nuestro antiguo asesor jurídico Wade para que se apliquen medidas disciplinares por presentar una demanda que incluye alegaciones que sabe que son faltas. Las reglas de conducta profesional de los abogados prohiben de forma expresa la presentación de documentos que se sabe que son falsos”.

Pitchford también ha declarado en su cuenta de Twitter que “los ataques realizados por mi antiguo amigo y colega no tienen base real o legal. Simplemente está intentando chantajearme por dinero. Ganaremos, pero como las demandas están en marcha no puedo hablar tanto como me gustaría. Estoy sorprendido por sus mentiras. Gracias por vuestro cariño y apoyo”.

Más tarde publicó un segundo tweet en el que explicaba que “como padre encuentro los crímenes contra niños especialmente repugnantes. Es muy doloroso que un antiguo amigo y colega mienta para tratar de asociarme con ese vil comportamiento con el objetivo de conseguir dinero”. Finalmente, Pitchford añadió que “a medida que avanza el día estoy descubriendo quienes son mis amigos. Gracias por vuestro cariño y apoyo. Voy a tratar de centrarme en mi trabajo y en confiar que la verdad y la justicia prevalezcan en los juzgados”.

Comentarios

comentarios

YouTube

Newsletter