Somos Asesinos en Masa

Era el año 2013, y Crystal Dynamics junto con Square Enix lanzaban el reboot de la tan querida saga Tomb Rider, el cual buscaba dar un giro más refrescante y un inicio desde cero a la aventurera más querida del medio, con esto se trataron de tocar temas serios y adultos, ya que su protagonista era una chica la cual estaba empezando su carrera como aventurera, siguiendo los pasos de su padre, llevándola a una isla la cual definiría lo que en después se convertiría, de esta forma, utilizando la violencia para mostrar su cambio, ya que Lara desprecia la muerte, sin embargo, la utiliza a su favor para lograr su objetivo… pero hay un problema en como muestran su relación con la violencia, ya que justo después de cobrar nuestra primera víctima, Lara se convierte en una Rambo con pechos y mata a cada fulano que se le pase por en frente, sin importar nada, sin importar que le haya dado asco matar a un ser vivo, ella mata una y otra vez sin parar, y esto rompe con las pretensiones iniciales del juego, y con lo que Crystal Dynamics quiere contar, ya que no toman en cuenta su propio guion, solo la diversión, de esto hablaré en este artículo.

Las matanzas en masa forman parte de casi todos los videojuegos de la industria, ya sea con o sin sentido en la trama, o utilizándolo como vehículo narrativo, pero hay ocasiones que causan disonancia ludonarrativa, ya que nuestro personaje puede ser un superhéroe o un tipo normal, pero mata mas personas que una bomba nuclear, ya seas Tomb Rider, Bioshock Infinite, Assassn’s Creed, Watch Dogs, Uncharted 4 o Call of Duty, no todas las matanzas están justificadas, como con Bioshock Infinite, si, nuestro personaje no es un héroe que se diga, ya que va a hacer un recado a Columbia y acaba enrollado en mierdas mentales y temporales, pero enserio era necesario matar tanto? Yo me pase ese juego en medio (si, soy un cobarde) y aunque los tiroteos no fueran tan difíciles, aburrían enseguida, y aunque hubiese tantos poderes y armas gratificantes de usar, no paraba de pensar: ¿por qué? ¿Por qué se mata tanto? ¿Por qué a cada par de minutos hay un tiroteo? ¿Por qué cada que entras en un área nueva empieza otro? ¿Y por qué el tiroteo de el dirigible es tan irritante? Pero no es el único.

El mencionado hasta la saciedad es Assassin’s Creed, un juego en el que encarnamos a un asesino, el cual tiene prohibido matar inocentes, aun así matamos a cada guardia que nos mire feo, y si, el juego no te obliga a matar a todos, pero hay veces en que no se puede evitar, ya que impiden que hagamos las misiones tranquilos, y esto se podría cambiar de una forma muy fácil, como lo hizo Metal Gear.

En la saga Metal Gear (no todos los títulos) podías pasarte el juego sin matar a todos, ya sea noqueándolos o pasando desapercibido, y el juego te recompensaba si eras sigiloso, como referencia tengo Metal Gear Solid V, el cual podías mandar a los soldados enemigos a tu base en globos fulton para que estuviesen en tu equipo, y así perdonarles la vida, o simplemente dejarlos noqueados en el campo de batalla, las opciones estaban ahí, ya que nuestro héroe era el mas pulento de los pulentos.

Pero en casos como Watch Dogs o The Order 1886, nuestro personaje igual era de los buenos, pero cada que había un enfrentamiento contra quien sea, solo podíamos matar, ¡y Galahad era un puto caballero de la mesa redonda! No podía pensar en una forma no violenta de terminar a sus enemigos, además de darse cuanta que los putos rebeldes eran de los buenos y aun así no sentirse mal después de haber matado mas de los que se puede contar con los dedos de las manos.

Pero no siempre se hace mal, ahí está Far Cry 3, un juego en el que matábamos sin parar, pero no de forma injustificada, ya que nuestro protagonista estaba mutando a un ser violento y agresivo, que disfrutaba matando a quien se parara enfrente, igual que nosotros, ya que el gameplay era tan satisfactorio que daba gusto encontrarse con esbirros sin alma por los caminos, para tomar un arma que nos la pusiera y vaciar cargadores enteros en esos desgraciados, y lo mejor es que si analizas a Jason y a Vaas, toda esta matanza tiene lógica.

Por supuesto no todos nos hacen matar en exceso, pero si hay algunos que, aunque no mates, si que hay miles de enemigos a quienes despachar, como en Batman Arkham Origins, el cual terminé con un pésimo sabor de boca, no por la  campaña o el gameplay, si no que por la cantidad de combates que hay, y si, al principio es divertido pero al igual que en Bioshock Infinite, cansa al instante, además de que hay muchísimos enfrentamientos, y todos se basan en lo mismo, se hace repetitivo y absurdo tomando en cuenta de que Batman, en los comics, se basa mas en el dialogo, en las historias y personajes, pero no, aquí hay más peleas de las que se pueden soportar.

Para dar por finalizado este largo y aburrido artículo, quiero soltar una ultima burrada, se pueden hacer grandes juegos en los que no te toma una sola arma, ahí está Firewatch, The Stanley parable, The Begginers Guide, The Plan, e incontables títulos que utilizan la narrativa y el guion como principal característica, pero también hay excelentes juegos en los que matas, como Spec Ops: The Line, Hotline Miami, Super-Hot, Half-Life o Unchar… no, ese no.

 

Comentarios

comentarios

Cocinero softófilo

YouTube

Newsletter