¿Tienen futuro las criptomonedas nacionales?

Para poder entrar primero en el tema, debemos comprender de que estamos hablando, no soy ningún experto, ídolo, gurú o similar en la materia de las criptomonedas, sin embargo, soy alguien que le interesa cualquier desarrollo tecnológico y este avance no es la excepción. Las criptomonedas llegaron para quedarse, aunque hace bastantes años (2009) Bitcoin dominó el mercado por ser la primera en hacerse masiva.

La tecnología que creó Bitcoin y fue documentada por el o sus creadores ha sido el punto inicial de muchos proyectos actuales, los cuales siguen los lineamientos originales de que los miembros de una red no confían en otros miembros, que toda transacción debe ser verificada de forma individual por un cierto número de personas antes de que sea efectiva y que todos los miembros de la red poseen una copia de todas las transacciones realizadas desde el inicio de la red.

Bajo esta tecnología llamada Blockchain han nacido bastantes proyectos a nivel mundial, tales como Monero, Ethereum, Doge Coin, Dash, etc. En Chile esto también llego, aunque a gusto de muchos, bastante tarde, primero con la salida de la criptomoneda Chaucha y posteriormente con Luka. Estas monedas virtuales nacieron con dos enfoques totalmente distintos, pero los usuarios activos en ellas han redirigido su enfoque hacia algo en común, intentar masificar estas monedas como medio de pago.

Partimos con Chaucha, la que llegó primero hace no mucho tiempo (2017), por un grupo de personas que buscaban crear una moneda donde las personas pudiesen aprender sobre esta tecnología, algo que está bastante bien con el reciente boom que han tenido a nivel mundial, sin embargo, la falta de documentación oficial ha llevado a que la misma comunidad deba enseñarse a si misma, con poca ayuda por parte del staff que creó el proyecto para poder guiar el aprendizaje u orientar sobre el tema, sin un guía del grupo oficial puede haber desinformación o incluso puede haber menos aporte porque cada persona explica de una forma distinta y muchas veces no lo suficientemente claro para que todos entiendan. La vida de Chaucha ha sido bastante tranquila, teniendo unos altos y bajos como cualquier economía en movimiento, una comunidad que es pequeña pero no ha abandonado el proyecto, pero con poca masificación como instrumento de pago (sabemos que el enfoque es para aprender, pero los mismos usuarios han cambiado el enfoque comenzando a adquirir las CHA y posteriormente vender para lograr una ganancia, algo que no fue su enfoque original).

Por otro lado tenemos a Luka, una moneda aún más nueva, lanzada inicialmente a finales de 2017 pero tuvo que ser detenida luego de unos pocos días de funcionamiento por un bug que no fue encontrado hasta en mantuvo la red pegada por días, luego durante febrero-marzo de 2018, la red volvió a funcionar, sin embargo, entre Luka y Chaucha, nos quedamos con Chaucha, la cual tiene una red un poco más fuerte y con más tiempo, además de que presenta un poco más de documentación para los usuarios y su comunidad no está plagada de personas que buscan ganar dinero rápidamente. Durante el problema que hubo en Luka solo unos días después de su lanzamiento fue un error de principiantes, nadie sabía que había pasado, la falta de información por parte de los desarrolladores hizo que muchas personas perdiéramos la fe que le teníamos a la idea, ya que este proyecto estaba enfocado directamente a transformarse en una moneda que pudiese transarse en el mercado y facilitaría el pago mediante una cripto divisa. La falta de compromiso que ha tenido la cúpula directiva de Luka se ve reflejado en la poca presencia en sus grupos de telegram “oficiales”, quienes pocas veces responden, evaden respuestas y responden cuando se les halaga.

La poca seriedad mostrada por quienes son los responsables de esta moneda ha calado muy en lo profundo de sus usuarios originales, quienes han decidido abandonar el proyecto por otros mucho más serios y estables, algo que es relativamente fácil de encontrar en estos días, dada la cantidad de monedas que ya se encuentran operando de forma estable son prácticamente de no acabar. Esta poca seriedad como vimos arriba fue gatillada por la poca comunicación que tuvo la administración cuando ocurrió el problema que paralizó la red completa luego de su inicio con bombos y platillos, la cual fue avalada por muchos sitios de tecnología como la moneda que se masificaría y permitiría a muchos pagar de una forma más eficiente, la realidad está muy alejada de aquello, con una red que muchas veces luego de la acción de una persona que aumenta la dificultad de forma explosiva en la red la deja paralizada por minutos o incluso horas en un puro bloque de transacciones, lo cual además de frustrar a los mineros que mantienen todo en marcha, frustra a los potenciales negocios que Luka quiere ingresar, ya que estos bloques al no fluir de forma constante, no puede asegurarse una cantidad de transacciones estable para mantener a un comercio relativamente grande al día con sus pagos.
Resulta muy malo para las personas que manejan Luka que hayan tenido que cambiar la red y mejorar el algoritmo, que no son más que bonitas palabras para decir que tuvieron que arreglar algo que era evitable, y que no hayan entregado información clara y precisa durante más de dos semanas, marcando los “vistos” en sus propios grupos de chat que ellos mismos crearon para mejorar la comunicación con sus usuarios, evadiendo preguntas sobre cuándo volverá a funcionar escudándose en la única palabra que tenían a mano, PRONTO.
Hoy por hoy la situación parece haber mejorado levemente, teniendo una red poco robusta pero una comunidad bastante activa y al parecer no enfocados en generar dinero rápidamente, la aceptación de Luka en sitios de intercambio o “exchanges” fue un gran problema que poco a poco han logrado superar, teniendo la moneda listada en Orionx, un sitio de origen Chileno que permite la transacción de monedas virtuales, tanto en compra como en venta, el depósito de dinero para adquirir más monedas o el retiro de sus fondos a un cuenta bancaria.
El futuro de estas monedas es algo incierto, quizá terminen convirtiéndose en proyectos fallidos o se mantengan en un precio estable pero bajo o al final, sean las mejores monedas actuales. Solo el tiempo lo dirá, lo que es el ahora, se ve muy difícil el que estas monedas tengan un respaldo sólido que hagan a comerciantes pensar en agregar estos “criptoactivos” que no tienen más valor que el que la misma red y el Exchange entrega, los cuales son mucho más volátiles que cualquier economía mundial y que de un día para otro pueden valer mucho, pero en un instante después, pierden todo su valor y la electricidad que cuesta mantener la red funcionando es mucho más cara. Estas fluctuaciones ya ocurrieron en Chaucha, llegando a finales de 2017 a costar más de $8000 CLP ($12 USD aprox.) a no costar más de $100 CLP ahora ($0,15 USD aprox.), si vemos los números, en poco más de 3 meses perdió todo su valor y ahora ya no vale la pena comerciarla en bajos volúmenes, la única forma de volver a revivir esta moneda es que los desarrolladores encuentren comercios dispuestos a arriesgarse para aceptar pagos por esa vía, desarrolladores que creen nuevas aplicaciones para utilizar la moneda o simplemente esperar, a que otra burbuja vuelva a crecer y no explote de una forma tan fea. Luka no es la excepción en una fluctuación horrible de su precio, teniendo un inicio como cualquier otra moneda que su valor inicial está dada por lo que quiera pagar el primer usuario a llegar a $112 CLP ($0,17 USD aprox.) con mucho esfuerzo y tiempo, un valor que hasta el momento no se logra mantener por más de unos minutos, hasta que la red queda detenida nuevamente o alguien compra a un precio mayor, con este precio no sabemos cómo lograron comenzar a trabajar junto a Orionx y Virgin Mobile, donde los usuarios de la compañía de teléfonos pueden recargar saldo y pagar sus antiplanes con Luka. Sin duda alguna el futuro de estas monedas es algo gris, no se sabe cómo reaccionarán los desarrolladores a las nuevas amenazas que van llegando a su emprendimiento o si estas serán simplemente como un amor de verano, algo pasajero que quizá sea recordado, pero a la larga, será olvidado irremediablemente.

Comentarios

comentarios

YouTube

Newsletter