La última actualización de Xbox One trajo un buen puñado de novedades y mejoras añadidas. Entre ellas está el cambio de velocidad de descarga de la máquina, que mejorará en un 40 u 80% dependiendo de la conexión que disponga el usuario. Los que notarán el mayor cambio son los jugadores con velocidades superiores a los 100mps.,

 

No acaban ahí las mejoras de la conexión: las descargas en segundo plano también han mejorado, sufriendo menos los problemas de desconexión intermitente. La conexión sin cables ha actualizado su rendimiento, así como diferentes elementos de estabilidad del sistema para garantizar su mejor funcionamiento.

Comentarios

comentarios